¿Por qué fabricamos en España?

fabricacionespanola.jpg

En los inicios de Morrison, cuando los Álvaros y yo nos sentamos a imaginar cómo queríamos que fuera nuestra marca, hubo un montón de aspectos sobre los que teníamos dudas,  como habéis podido leer en otros artículos de este Blog. El nombre de la marca, el logo, el diseño de las zapas... son temas sobre los que tuvimos que debatir largo y tendido para alcanzar una idea que nos gustara a los tres.  Pero hubo un aspecto que tuvimos claro y compartimos desde el principio: la fabricación de nuestras zapatillas tenía que ser 100% española. 

Morrison, zapatillas hechas a mano 100% en España

Es evidente que tiene aspectos negativos, el más importante, es que el coste de fabricación en España es mucho más alto que en China, por ejemplo,  lo que repercute directamente sobre tu margen de beneficio.  El problema en este punto es que todavía hay gente que no sabe diferenciar entre las grandes marcas que fabrican en Asia a costes bajos y las marcas emergentes que apostamos por la fabricación española. Piensan que los costes son los mismos sin detenerse a valorar cuestiones tan básicas como la diferencia de salarios, garantías sociales, derechos del trabajador... entre uno y otro país.  Es uno de los grandes retos comunicacionales que tenemos por delante.

Pero siempre hemos querido centrarnos en los aspectos positivos de fabricar en España. En primer lugar, significa colaborar con la economía interna del país. Generas empleo indirecto y permites que muchas familias puedan vivir mejor. Contribuyes a fortalecer una industria, la del calzado en España, que es envidiada en todo el mundo por el grado de profesionalización y calidad de sus artesanos. Este último aspecto que acabo de mencionar, el de la profesionalización y calidad de los artesanos formados en España, es vital en la producción de  nuestras zapatillas. El proceso de fabricación de las Morrison es, en un alto porcentaje, un trabajo manual. Como habrás visto en nuestras características tiras laterales, o en la parte frontal y trasera, las Morrison son unas zapatillas con muchas piezas, con formas curvas y angulosos, que exigen ser cortadas y cosidas manualmente para que el resultado final sea perfecto. Como te puedes imaginar, el grado de experiencia tiene que sea mayúsculo para realizar dicha tarea con la diligencia que exige el sello Made in Spain.

Por otra parte, ya sabes que nosotros compatibilizamos Morrison con nuestros trabajos por cuenta ajena durante el primer año y medio de la marca, por lo que la cercanía de la fábrica de nuestra casa era importante para nosotros, que disponíamos de un tiempo limitado para viajar, puesto que teníamos una responsabilidad en las empresas donde trabajábamos. Además, nuestros grado de conocimiento del sector del calzado era nulo, desconocíamos cómo se hacía una horma, qué eran unos troqueles... cuando empiezas en un mundo así y tus recursos son limitados, como era nuestro caso, tener un fabricante con el que compartas idioma te puede facilitar mucho las cosas.

Por último, uno de los aspectos que me parece fundamental destacar y por el que la industria española está a la vanguardia en la fabricación de calzado es por su buena adaptación a las necesidades del “Just in time” de las nuevas marcas digitales. Hoy en día es fundamental la rapidez en la producción para tener una buena rotación de producto. La correcta gestión del stock es vital para la buena salud de cualquier negocio emergente, máxime cuando es online, en el que cada visita vale oro. Contar con el respaldo de un fabricante que sea capaz de reponer stock con agilidad te permitirá crecer rápidamente sin hacer peligrar tu cash flow cuando eres una empresa pequeña. Fuera de España o Europa es raro encontrar la posibilidad de fabricar tiradas pequeñas y mucho menos plazos de entrega de menos de un mes. Aquí puedes conseguirlo. Eso se llama competitividad.

Si estás pensando en montar tu propia empresa y dudas dónde fabricar tus productos, desde Morrison te animamos a apostar por la fabricación española. Ayudas a la economía del país, a la de las familias y hacemos más fuerte la industria, tan importante para el desarrollo. Además, son productos de calidad. Salimos todos beneficiados.